Nuevo Instructivo de Tamizaje de Prevención y Detección de Violencia en Niños y Adolescentes

Ab. Carlos Carrasco Yépez

Departamento Litigio Penal

 

Si eres un profesional de salud de la red pública o privada de salud, esta noticia es de tu interés.


El pasado 05 de julio de 2022, se publicó en el Registro Oficial el Instructivo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador: Tamizaje de prevención y detección de violencia física, psicológica y sexual en niñas y adolescentes de 10 a 18 años. Este documento será de obligatorio cumplimiento por parte de los profesionales de salud en los establecimientos de la red pública y privada de salud.


Estos son los 3 puntos que se deben tomar en cuenta:

  1. Objetivo: Dicho instructivo tiene como objetivo proporcionar directrices a los profesionales de salud para identificar y prevenir de manera temprana casos de presunta violencia física, psicológica y sexual en niñas y adolescentes de 10 a 18 años.

  2. Responsabilidad de los profesionales de salud: Los profesionales de salud tendrán la responsabilidad de realizar el tamizaje siempre y cuando exista verificación de que no se haya hecho con anterioridad, evitando la revictimización y garantizando la confidencialidad de la información de los menores, a menos de que se concluya que existe un caso de violencia física, en cuyo caso se deberá informar a Fiscalía a través de un formulario puesto para el efecto.

  3. Tabla guía que deberá usarse: Dicho instructivo contiene una tabla guía para los profesionales de salud, en la cual se deberán basar para poder evaluar, calificar y tratar posibles casos de violencia en niñas y adolescentes. La tabla contiene varios niveles en los cuales se subraya situaciones que podrían estar presentes en los comportamientos de los menores y/o en su cuerpo.

  4. En efecto, es importante que, al momento de realizar el tamizado, los profesionales de salud realicen un seguimiento al paciente de la mano del cuadro.

  5. El instructivo cuenta con una tabla guía de preguntas para evaluar a niñas y adolescentes, así como a sus padres o familiares directos, con el fin de identificar presunta violencia física, psicológica o sexual en los pacientes.

Como se pude apreciar, este instructivo significa una clara herramienta para detectar casos que pueden llevarse a la judicialización penal y proteger a los menores, siendo un claro avance en la materia y protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes en el Ecuador.